El obituario de esta mujer es tan cruel que dejó a su hijo sin palabras

Unos meses después de la muerte de Cornelia June Rogers Miller, apareció un obituario en un periódico de Carolina del Norte. Aunque eso no fuera nada de lo común, este tributo en particular terminó causando sensación por su brutal honestidad. Sí, la publicación no reparó en hablar cruelmente de la mujer de 82 años. Y eso molestó mucho al hijo de la difunta bisabuela.

Partiendo de la vida de Miller, es posible que nunca se diera cuenta de lo que aparentemente había hecho para justificar un trato tan duro. June, como Miller quiso ser conocida, llegó al mundo en la ciudad de Morton, en Mississippi, en 1934, aunque luego se instaló en Gainesville, Florida. Después, se mudó a High Springs, FL, junto a su esposo, Robert, y su hijo, Robert Jr., donde parece que vivió el resto de sus días.

Además del marido y el hijo de June, su familia más cercana también estaba formada por sus hijas: Suzanne Amos y Marilyn Miller. Gracias a ellas y a Robert Jr., June sería abuela y bisabuela de un total de nueve nietos y seis bisnietos, todos nacidos mientras que ella vivió. En el momento de su muerte, otros dos bisnietos también estaban de camino.

ADVERTISEMENT

Aunque June había elegido Florida como su hogar, parece que ella y su esposo habían tenido una larga historia de amor con Carolina del Norte. La pareja tenía una casa de verano en la ciudad de Murphy en las montañas Blue Ridge, y se dice que visitaban ese lugar siempre que podían.

En 2017, Robert Jr. dijo a News Channel 9: “Cuando mi padre se jubiló, [él y mi madre] iban a Murphy casi siempre que querían. Iban a pasar un fin de semana en invierno”. Sin embargo, cuando June y Robert Sr. vendieron su querido retiro en 2016, esos tiempos se terminaron.

ADVERTISEMENT

En ese punto, el viaje de seis horas y media entre High Springs y Murphy resultaba demasiado difícil para June y Robert Sr. La salud de cada uno, al parecer, no era tan buena como antes. Al final, la pareja se mudó a una residencia, donde compartieron una habitación.

ADVERTISEMENT

Pero la pareja se separó para siempre en febrero de 2017 cuando, lamentablemente, June murió. Junto a su gran familia, la esposa y madre dejó a su esposo, que era cuatro años mayor que ella. Y al explicar la causa de la muerte de su madre, Robert Jr. le dijo a News Channel 9: “Ella tenía 82 años, creo, así que tenía muchas complicaciones”.

ADVERTISEMENT

Aunque no está del todo claro cómo se las arregló la familia Miller en los meses posteriores al fallecimiento de June, seguro que no ayudaría a los que lloraban por la matriarca cuando apareció un obituario realmente cruel en el Cherokee Scout. Es uno de los periódicos locales de Carolina del Norte y con sede en Murphy, el lugar querido de la pareja.

ADVERTISEMENT

En pocas palabras, un obituario es un artículo o una publicación que declara la muerte de un individuo. Con frecuencia presenta algunos detalles sobre los aspectos principales de la vida de esa persona: los miembros de la familia que han dejado atrás o un pequeño resumen de sus mayores logros. Por lo general, un obituario también proporcionará los detalles de cualquier funeral celebrado en nombre del difunto.

ADVERTISEMENT

En muchos casos, una persona cercana al fallecido es quien escribe el obituario. La publicación suele salir en un periódico local para informar a la comunidad del fallecimiento de esa persona. Y, con frecuencia, ese tributo tiene como objetivo dar a los demás una idea de la vida del difunto, detallando lo más importante para ellos.

ADVERTISEMENT

Además, dado que un obituario puede servir como un elogio escrito que permanecerá en el tiempo, una familia puede sentir que es importante mostrar la naturaleza de su ser querido en ese tributo. Los familiares también pueden considerar necesario expresar su dolor por la muerte o incluso agradecer el tiempo que han pasado junto al fallecido.

ADVERTISEMENT

Y por su contenido, en ocasiones, sincero, los obituarios suelen ser una lectura emotiva. Un buen obituario puede incluso dar a los lectores una idea de la vida de un individuo y de su carácter, incluso si la persona sobre la que se escribe fuera un completo desconocido.

ADVERTISEMENT

Como podrás imaginar, un obituario tiende a centrarse en los aspectos positivos de la vida de una persona, tal vez incluso en una resplandeciente sinopsis de su tiempo en la Tierra. Y con eso en mente, el obituario de June destacó entre la multitud cuando apareció en el Cherokee Scout. Y claro, no se debió a que el tributo fuera excepcionalmente bueno. De hecho, todo lo contrario.

ADVERTISEMENT

Después de que la mordaz publicación llegara a la prensa, dejó al hijo de June muy molesto. De hecho, durante su conversación con News Channel 9, Robert Jr. expresó su consternación con el obituario y dijo: “Es simplemente triste”. Pero aunque no se sabe públicamente quién fue el responsable del terrible tributo, Robert Jr. creía que el obituario provenía de alguien cercano a su madre, probablemente de Suzanne o Marilyn.

ADVERTISEMENT

Como dijo el devastado hijo de June a News Channel 9: “Es increíble que mis hermanas escribieran esto. Es realmente triste que no tengan nada mejor que hacer”. A pesar de las acusaciones de Robert Jr., el misterio que rodea al obituario se hizo más intenso cuando una de sus hermanas negó que ellas dos fueran la responsables de su publicación.

ADVERTISEMENT

El obituario en cuestión comienza normal, citando el nombre completo de June y su cumpleaños, así como su ciudad natal. También dice el día en el que murió: el 23 de febrero de 2017. Y aunque esa fecha puede haber sido precisa, insinuaba algo bastante inusual. Parecía que June había fallecido cuatro meses antes de que apareciera la publicación en el Cherokee Scout.

ADVERTISEMENT

Después de la introducción aparentemente inocua, el obituario de June continuó de una manera familiar, detallando las circunstancias que rodearon su muerte y declarando que había fallecido “después de una larga batalla con la adicción a las drogas y la depresión”. Después de eso, hubo algo de información sobre los lugares donde June había vivido, junto a una mención de Murphy donde, según el obituario, la fallecida había “pasado los veranos”.

ADVERTISEMENT

A continuación, hubo algunos detalles sobre la situación familiar de June, con sus tres hijos, Robert Jr., Suzanne y Marilyn, todos mencionados. Y la siguiente línea, aparentemente conmovedora, decía: “Cada niño tuvo tres hijos, más brillantes y atractivos que la generación anterior. Los nueve son un testimonio de una vida bien aprovechada”.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, a medida que avanzaba el obituario, las cosas dieron un giro cruel. Si bien la publicación reconocía que June había ayudado a formar una familia, también sugería que ella no era feliz. Un extracto brutal dice: “Estamos agradecidos por la vida que nos dió June. Ojalá ella hubiera podido apreciar la pletórica vida que se le dio”.

ADVERTISEMENT

Y el tono severo del obituario solo pareció escalar a partir de esas líneas. Una de ellas afirmó que June “no había hecho ninguna contribución a la sociedad y rara vez  [había] compartido una palabra o un acto amable en su vida”. El llamado homenaje también alegaba de la fallecida mujer que “las drogas fueron un gran amor en su vida, ya que June no tenía pasatiempos”.

ADVERTISEMENT

Es más, el/la escritor/a del obituario declaró que la vida de June debería servir como un “cuento con moraleja” para otros sobre cómo no comportarse. Al parecer, aludiendo a la personalidad y los hábitos de la matriarca, la publicación seguía: “La adicción y el odio no son buenos para los vivos”. Y el mordaz resumen de los 82 años de June en el planeta no terminaba ahí.

ADVERTISEMENT

El obituario afirmó que la muerte de June tuvo poco efecto en sus seres queridos. Un fragmento dice: “Hablamos en nombre de la mayoría de su familia cuando decimos que muchos no echarán de menos su presencia. Se derramarán muy pocas lágrimas, [y] no habrá lamento por su fallecimiento “.

ADVERTISEMENT

Pero a pesar de la representación negativa de June en la publicación, el/la escritor/a admitió que, en ocasiones, se recordaría a la difunta. El obituario seguía: “Su familia recordará a June. Y entre nosotros, la recordaremos a nuestra manera, que [incluye] en su mayoría momentos tristes y preocupantes a lo largo de los años”.

ADVERTISEMENT

El mordaz obituario seguía: “Es posible que tengamos buenos recuerdos de [June]. Y quizás también pensemos en esa época. Pero realmente creemos que, al final del día, todos echaremos de menos lo que nunca tuvimos: una madre, una abuela y una bisabuela. Esperamos que finalmente descanse en paz”.

ADVERTISEMENT

Hacia el final del obituario, se afirma que la muerte de June puede incluso haber tenido un efecto positivo en su familia. De manera desgarradora, dice: “En cuanto al resto de los que nos quedamos, esperamos que este sea el comienzo de un tiempo de sanación y de aprender a ser una familia de nuevo”. El tributo también sugirió que los familiares de la matriarca no se reunirían después de su muerte.

ADVERTISEMENT

El obituario finalizó afirmando: “No habrá servicio, ni oraciones ni un cierre para la familia que [June] pasó toda una vida destrozando. No podemos unirnos para asegurarnos de que sus nietos y bisnietos puedan despedirse. Su legado está escrito. Decimos aquí para todos nosotros: Adiós, mamá”.

ADVERTISEMENT

Después de que apareciera la hiriente publicación en el Cherokee Scout, su contenido, como era de esperar, sembró opiniones diferentes entre los lectores. La reportera de News 13, Stephanie Santostasi, también compartió una imagen del obituario de June en Twitter, donde preguntó qué opinan sus seguidores. Y las reacciones a esas palabras despectivas fueron de hecho más variadas de lo que uno puede suponer.

ADVERTISEMENT

Naturalmente, muchas personas estaban horrorizadas por lo agrio que era el obituario de June, lo que llevó a un usuario de Twitter a decir: “Incluso si es cierto, es tan incorrecto, cruel [y] simplemente mezquino. No lo creo. DEP, June”. Otra persona simplemente respondió: “Qué jodidamente triste”.

ADVERTISEMENT

Sin embargo, en otros sitios parecieron empatizar con la persona detrás del obituario. Uno tuiteó: “No los conozco, no la conozco, no sé lo que pasó en sus vidas, pero supongo que esto fue muy catártico para alguien”. Otro usuario escribió: “Puedo pensar en algunas personas como esta. A veces, nadie echará de menos. A veces, eso está bien”.

ADVERTISEMENT

Dada la atención que recibió el obituario de June, David Brown, el editor del periódico, decidió defender la decisión del Cherokee Scout de imprimir este tributo. Aunque Brown no quiso revelar quién había escrito realmente la mordaz publicación, admitió que “la voluntad de la familia [había anulado] al editor” cuando se trataba de publicar el controvertido artículo.

ADVERTISEMENT

Además, Brown reveló que, si bien el personal del Cherokee Scout lee cada obituario antes de publicarlo, solo editaría algo si lo considerara absolutamente necesario. En un intento por reparar cualquier daño creado por la publicación, Robert Jr.reveló que iba a presentar un nuevo tributo a su madre para que fuera publicado.

ADVERTISEMENT

De manera imperiosa, Robert Jr. deseaba que June fuera recordada como una persona amable y afectuosa. El hijo de June tampoco quería que todos los momentos especiales que su madre y su padre habían vivido en Murphy se vieran contaminados por el brutal obituario. Y, con toda probabilidad, pudo haber esperado que su nuevo tributo sirviera para rectificar las cosas.

ADVERTISEMENT

Con una publicación alternativa fraguándose en honor a June, parecía que la terrible experiencia de la familia Miller había terminado. Sin embargo, fue entonces cuando la trama se espesó aún más. Resultó que el cruel homenaje a la matriarca aparentemente había sido copiado parcialmente de otro obituario de 2008 en un periódico del norte de California.

ADVERTISEMENT

Después de que Robert Jr. se enterara de que el obituario de su madre había sido copiado, se mantuvo firme al pensar que una de sus hermanas era la responsable. Le dijo a Channel 9 News, “Increíble. [Ella] ni siquiera tiene la integridad de escribir algo sola. [Ella] simplemente sale y roba algo…Cuando lo leí por primera vez, tenía la extraña sensación de que no era de ella”.

ADVERTISEMENT

El obituario original, que había aparecido en el Times-Herald de Vallejo, anunciaba el fallecimiento de Dolores Aguilar. Y cuando la publicación pasó por encima del escritorio del editor Ted Vollmer, seguro que llamó su atención. En 2017, le dijo a News Channel 9: “Había editado probablemente miles de obituarios hasta ese momento y había escrito muchos yo mismo…Cuando llegó este, mis cejas se dispararon hacia arriba”.

ADVERTISEMENT

Y es que los obituarios de Dolores y June contenían mucho material similar. Gran parte del contenido de ambos se lee exactamente igual, palabra por palabra. Parecía que partes del texto del obituario de June simplemente se habían extraído del tributo anterior y se habían utilizado de manera general. Pero quedaba la pregunta de quién habría hecho tal cosa.

ADVERTISEMENT

Eso sí, Ted no solo había permitido que se publicara el obituario de Dolores. Antes de que el artículo llegara a la imprenta, había exigido pruebas para confirmar que efectivamente había provenido de su familia. El editor le dijo a News Channel 9: “Les pedí [a los familiares] una copia del certificado de defunción o alguna prueba de quién era [Dolores]”. Parece que una de las seis hijas de Dolores pudo posteriormente verificar la publicación.

ADVERTISEMENT

No está claro si el mordaz obituario de June se sometió a un proceso de verificación similar en el Cherokee Scout. Sin embargo, cuando el personal se enteró de que el tributo había sido plagiado, consideraron qe había que eliminarlo de la página web del periódico. Y aunque los empleados deliberaron un tiempo, finalmente se tomó una decisión: el controvertido obituario fue retirado de Internet.

ADVERTISEMENT

Resultó que había más similitudes entre los obituarios de June y Dolores. Por un lado, el relato de la vida de Dolores también había causado un revuelo tras la publicación. Como con el obituario de June, uno de los familiares de Dolores también sintió que el obituario era demasiado cruel. Ted permitió que la nieta de la fallecida publicara un nuevo obituario, uno que revelara cómo su visión difería de la descrita en el primero.

ADVERTISEMENT

Entonces, el Cherokee Scout le hizo una oferta similar a Robert Jr., para publicar su propio tributo a su madre de forma gratuita. News Channel 9 reveló más tarde que su obituario describía a June como “una devota esposa militar y ama de casa” que “hacía un delicioso bizcocho de limón”. Y, con suerte, dio algo de consuelo a su hijo el poder finalmente presentar su versión de los hechos.

ADVERTISEMENT
ADVERTISEMENT